X

Tratamiento tributario de mermas y desperdicios

El tratamiento tributario de mermas y desperdicios no es muy claro. Sin embargo existen precedentes sobre cuál es el tratamiento tributario que se debe dar a las mermas y desperdicios en inventarios.

A continuación vamos a desarrollar su tratamiento para evitar fiscalizaciones con resultados desfavorables.

Base Legal

  • DECRETO SUPREMO 24051
  • RESOLUCIÓN ADMINISTRATIVA 05-0041-99

ANÁLISIS Y TRATAMIENTO CONTABLE DE LAS MERMAS Y DESPERDICIOS

Para poder comprender el tratamiento tanto contable como impositivo, primeramente analizaremos los conceptos de Merma y Desperdicio, ya que desde un punto de vista industrial y empresarial no significan lo mismo.

  • MERMA, es generada por la pérdida que se produce antes que el insumo, entre en proceso de producción o proceso de transformación. Por ejemplo: los insumos que ingresan al almacén en el proceso: compra – entrega – recepción del Almacén.
  • DESPERDICIO, es la pérdida que se produce durante el proceso de producción o transformación, incluyendo las fallas o errores descubiertos en el último proceso del ciclo productivo: control de calidad; en consecuencia se origina rechazo de un producto terminado.

Entonces, dado el proceso en que se encuentre cada uno, contablemente se reconoce:

  • La Merma se registra como una pérdida, porque el insumo debe ser desechado antes de que entre en proceso de transformación,
  • por otro lado, el Desperdicio representa un cargo al costo.

Ejemplificando el análisis del tratamiento contable,  continuación exponemos un modelo de asientos contables para ambos casos:

Tratamiento tributario de mermas

Al respecto sobre las mermas o desperdicios, la normativa tributaria que la contiene es el DS 24051 – Reglamento al Impuesto sobre las Utilidades de las Empresas (IUE), en su artículo 30 nos indica lo siguiente:

ARTÍCULO 30°.- (OBSOLESCENCIA Y DESUSO).- Los bienes del activo fijo y las mercancías que queden fuera de uso u obsoletos, serán dados de baja en la gestión en que el hecho ocurra, luego de cumplir los requisitos probatorios señalados en el presente artículo.

En el caso de reemplazo o venta del bien, el sujeto pasivo deberá efectuar el ajuste pertinente e imputar los resultados a pérdidas o ganancias en la gestión correspondiente.  Será  utilidad  si  el  valor  de  transferencia  es  superior  al  valor residual y pérdida si es inferior.

Para su aceptación, el sujeto pasivo dará aviso a la Administración Tributaria, dentro de los diez (10) días hábiles antes de proceder a la baja del bien o mercancía, para cuyo efecto deberá presentar el historial del bien declarado en desuso u obsoleto, especificando fecha de adquisición o producción, costo del bien, depreciaciones acumuladas, valor residual o valor en inventarios y certificación de los organismos técnicos pertinentes, en caso de corresponder.

Para este caso, los insumos o suministros se encontrarían entonces dentro del grupo de “mercancías”, tal y como indica el artículo mencionado, donde fueron contabilizados con un valor monetario al momento del registro en Inventarios.

Caso de fiscalización por inadecuado tratamiento tributario de mermas y desperdicios

Podemos ejemplificar, con un caso de una empresa que fue fiscalizada (http://servicios.ait.gob.bo/admin%5Cdocres/AGIT-RJ-1066-2016.PDF)  

Se trata de una empresa dedicada a la venta de comida. El SIN fiscaliza varios elementos de la empresa, uno de ellos se trata de que no existe respaldo de las mermas registradas.

La empresa se defendió de varias maneras pero no avisó al SIN 10 días antes por la baja y finalmente el criterio de la AIT (Autoridad de Impugnación Tributaria) fue a favor del SIN:

Donde observamos la referencia de la normativa que aplica a la obligación que tiene el contribuyente de comunicar la baja de la mercancía.

Recomendación

La baja de mercancías por: merma, vencimiento, descomposición ó deterioro, primeramente debe cumplir con pertenecer al rubro de la empresa para que sea deducible. Por ejemplo: una empresa que se dedica a la venta de medicamentos, debe cumplir con las exigencias del SEDES para la destrucción de los mismos.

Otra empresa necesitará respaldar sus mermas con otras bases técnicas.

De forma interna y para el respaldo contable, se debe contar un procedimiento interno para las Bajas por Mermas, a través del cual se acredite técnicamente el procedimiento llevado a cabo. De esta manera se sustenta la información por comunicar a Impuestos Nacionales.  

Ver Comentarios (2)

Post Relacionado